Epilepsia

Perros de alerta para personas con epilepsia:

Capacitados para trabajar sin órdenes. Ante la vivencia de un episodio de epilepsia, el perro actuará llevándole los medicamentos (abriendo puertas, gavetas, etc,), el teléfono y posicionándose sobre el usuario para evitar posibles daños producidos por objetos cercanos.

Para los usuarios que padecen ausencias después del ataque epiléptico (la no conciencia de haber sufrido un ataque) el perro permanecerá anclado al suelo, permaneciendo inmovil en el sitio hasta que reciba la clave con el mismo timbre de voz que le indique que el usuario ya está en plenas facultades.